Oficinas Ubesol

 
Ubicación: Atzeneta d’Albaida. Valencia
Arquitecto: Ramón Esteve Cambra
Arquitectos colaboradores: Víctor Ruiz
Concheta Romaní
Francisco José Palomo
Colaboradores: Nacho Poveda
Arquitectos técnicos: Rafael Ferriols
Emilio Pérez Toledo
Carolina Tarazona
Constructor: Covisal Futur
Ingeniería: Ingeniería Bataller Catala
Jefe de obra: Gonzalo Llin
Superficie construida: 1.600 m2
Año proyecto: 2016
Año construcción: 2017
Fotografías: Alfonso Calza

Con más de 30 años de experiencia, Ubesol es una empresa dedicada al desarrollo de productos de higiene personal y del hogar. Una compañía que persigue el éxito de sus productos apostando por la innovación y la última tecnología.
La filosofía de una empresa y su proceso de trabajo va ligado intrínsecamente a la conceptualización del espacio. Las nuevas oficinas han sido diseñadas siguiendo las premisas de la nueva “cultura del trabajo”.

LA OFICINA CONCEPTUAL
El proyecto engloba la ampliación y la reforma de las actuales oficinas, dentro de un mismo concepto de oficina abierta.
Al edificio actual, de dos plantas, se le anexa un volumen rectangular elevado en planta primera para permitir el paso de los vehículos necesarios en el proceso industrial. La planta baja se concibe como zona de acceso y de atención pública, situando en ella las salas de reuniones principales. La planta superior, es el espacio de trabajo, donde se ubican los distintos departamentos y despachos.

UN ESPACIO DIÁFANO
La ampliación de las oficinas ha sido concebida como un espacio continuo fomentando la interacción entre departamentos. La fragmentación de las distintas áreas se ha resuelto mediante planos de vidrio permitiendo la propagación de la luz que emana de los patios interiores.
Los despachos y las zonas acotadas están dispuestas en la zona perimetral de la planta aprovechando las visuales. Envueltas por un estampado geométrico de carácter minimalista, adquieren un grado de intimidad mayor sin renunciar a la sensación de amplitud espacial.

PIEL TRANSPARENTE
Una de las premisas del proyecto era que la nueva imagen del edificio reflejara los valores de la empresa en su apuesta por la innovación. La envolvente de vidrio, con un marcado despiece horizontal, genera esa idea de unidad abstrayendo la diversidad de espacios del interior sin renunciar a expresar con facilidad la actividad diaria de las oficinas.
El empleo del muro cortina nos permite resolver con un solo material las necesidades de iluminación y acondicionamiento térmico, tan importantes en los espacios de trabajo de hoy en día. La luz natural penetra por los amplios vidrios de la fachada y los patios interiores extendiéndose por el espacio y amplificando su magnitud gracias a la paleta de tonos blancos y negros que predomina en la construcción.