VAC Arquitectura
Portal de Arquitectura de la Comunidad Valenciana

 6 viviendas unifamiliares pareadas y 1 aislada.

 
Ubicación: Calle Joaquín Rodrigo. Rocafort
Arquitecto: Antonio Altarriba Comes
Arquitecto técnico: Antonio Mansilla Arrazola
Constructor: BAM Arquitectura S.L.

Un buen proyecto de arquitectura no debe limitarse a resolver adecuadamente la distribución funcional de los espacios o la correcta ejecución del detalle arquitectónico, sino que debe ofrecernos algo propio, que caracterice al proyecto, que nos hable de las preocupaciones del creador, o incluso de las inquietudes del habitante, si es que éste ya está definido, algo que suele ser frecuente cuando nos referimos a proyectos de viviendas unifamiliares.
En primer lugar destacaría el principio de unidad visual que gobierna el conjunto de viviendas conocido como BAM-2, una unidad que no era fácil de conseguir si tenemos en cuenta que el proyecto aglutina tres tipologías de vivienda: una tipología unifamiliar aislada (Tipo A) y dos tipologías pareadas diferentes (Tipos B y C).

Esta unidad se consigue con el manejo de las volumetrías, la materialidad y el color, con un cuerpo pétreo y oscuro que actúa de remate en todo el conjunto, y un zócalo, que se abre a los pequeños jardines donde cohabitan el tapiz verde del césped, y el agua cristalina de las piscinas.
Pero lo más destacable de este principio de Unidad es que, desde el exterior, se ha pretendido preservarlo sin recurrir a la sensación monótona de piezas que se repiten, una sensación a la que irremisiblemente uno puede verse abocado si trabaja con viviendas pareadas. La alternancia de los tipos, la disposición del tipo C entendido como pieza de remate del conjunto en ambos extremos de la urbanización, y la consciencia del efecto perspectivo que genera la pendiente del terreno, hacen que en la visión de conjunto, éste se entienda como suma de piezas dispares que se agrupan o sobresalen indiferentemente, consiguiendo la sugerente unidad de la variedad que persigue la arquitectura más contemporánea; y lo interesante es que todo es apariencia, y las piezas son, en algunos casos, las mismas, lo cual economiza el proceso de ejecución.

Otro aspecto interesante del proyecto se descubre cuando uno se adentra en las viviendas, la investigación en torno al patio.
Desde sus orígenes, el arquitecto siente especial predilección por conseguir que el interior de sus viviendas respire, no sólo el aire, la luz y las imágenes a través de la piel de fachada, sino desde el mismo interior, algo que desde la antigüedad ya ha proporcionado el patio. Es cierto que el patio desde un análisis estrictamente funcional sólo se ha utilizado cuando la arquitectura no disponía de fachada suficiente para suministrar aire y luz a sus interiores, pero también es cierto que desde la postmodernidad se han asumido nuevas vías que nos insisten en la necesidad de una variedad, incluso de una contradicción en la arquitectura. De acuerdo con las propuestas arquitectónicas más recientes, se busca el patio, incluso cuando aparentemente no es necesario, para dotar de lírica, poesía, a sus interiores. En esta ocasión encontramos una de sus propuestas, pues en aras de no perder superficie, el patio se limita de tal forma que se convierte en una escultura de vacío que perfora el corazón de las viviendas. Su superficie reducida, y sus paramentos completamente de vidrio, permiten que la luz y el aire se filtren tenuemente, e, incluso, se hace participe a la vivienda de la agradable sensación visual del agua de lluvia cayendo en los días tormentosos.

Pero esa escultura paralelepipédica de vidrio que es el patio, no sólo nos habla de lírica, sino que también sirve de elemento articulador de los espacios, quizás el tercer punto destacable en este proyecto. Unos espacios que fluyen helicoidalmente en torno a este corazón de cristal conectando visualmente determinados puntos de la vivienda.

En cuanto a la resolución en planta de los espacios, se percibe una composición en tres bandas, que va de lo público a lo privado, sin renunciar a aprovechar el espacio exterior, con la apertura de grandes vanos que permiten a las viviendas disfrutar de las perspectivas privilegiadas de los jardines, y dotando a los interiores de una calidad atmosférica, incluso generándose espacios de transición hacia el exterior, especialmente en la zona de acceso, donde parece que las viviendas se hayan rehundido en fachada respecto al plano del volumen pétreo superior, habilitando un espacio exterior cubierto que acoge al habitante para disfrutar del jardín y de la piscina que se acopla al conjunto.

Con este último gesto de aproximación de la pisicina, se pretende consiguir un sugerente efecto lumínico, pues el plano de agua consigue recoger los reflejos de la luz que se introducen en el interior de la vivienda. Un efecto, de nuevo, de gran lirismo, que se acentúa cuando, en la oscuridad de la noche, la piscina iluminada hace reverberar sus destellos azulados en los interiores.

Todos los derechos reservados © VAC Arquitectura 2012.
Los derechos de las fotografías pertenecen a los fotógrafos especificados en cada artículo o a VAC Arquitectura, y no pueden ser reproducidas por ningún medio sin la autorización explícita de estos. Aviso legal

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies